Blog

internet-1181586_1920

LA TRADUCCIÓN DE PÁGINAS WEB: UN MERCADO INTERESANTE PARA LOS TRADUCTORES

Un nicho de mercado más que interesante para un traductor profesional es el de la traducción de páginas web. Con un mercado cada día más digitalizado e internacionalizado, una enorme proporción de las webs existentes necesita traducirse a otros idiomas, siendo la mayoría sites de empresa y e-commerce.

¿Puede competir el traductor profesional con la traducción automática? ¿Cómo valorar y presupuestar la traducción de una web? Y lo más importante: ¿cómo hacerlo?

¡Demos respuestas a estas preguntas!

Traducción automática vs. traductor profesional

La traducción automática es una opción muy socorrida para aquellos negocios que quieren hacer accesible su web para otros idiomas, pero no tienen presupuesto para contratar una traducción profesional.

Sin embargo, esta opción sirve tan solo para lo básico: para que cualquier usuario hablante de otro idioma pueda hacerse una idea de lo que hay en la web, qué productos, servicios o contenidos vende, etc. Aunque los avances tecnológicos (y la infinidad de traducciones profesionales registradas y almacenadas en la red) hacen que la traducción automática sea cada vez más precisa, sigue quedando mucho para que pueda equipararse con la traducción humana.

El problema es que para vender en internet (como en cualquier otra entorno) hace falta establecer una relación de confianza con el usuario-consumidor. Y una traducción automática con errores, frases ininteligibles y a veces auténticos disparates que si no son cómicos, son trágicos, no son los mejores mimbres para convencer a un usuario que habla otra lengua para que compre nuestros productos.

Además existen muchos giros semánticos en cada lengua, muchas connotaciones de unas palabras y otras, y en definitiva todos aquellos detalles que le dan sentido a un copy profesional. Y esto exige un traductor profesional capaz de detectar estos detalles y traducirlos en consecuencia.

Por tanto, si el objetivo es penetrar en el mercado que supone esa lengua, lo suyo es optar por la traducción humana. Ahí es donde el traductor profesional entra en juego… y necesita saber primero presupuestar, y luego ejecutar estos trabajos.

Presupuestar la traducción de una web

Independientemente de cómo prefiera presupuestar el traductor (por horas, por palabra…) hay dos elementos que siempre deben tenerse en cuenta:

  • El lenguaje de programación: No es lo mismo traducir una web estática en HTML que una página dinámica programada con un CMS (gestor de contenidos) tipo WordPress que podrás traducir desde su propio panel de administración. Esta última es más exigente en cuanto a tiempo para el traductor (no así para el cliente). Si el cliente no puede o no sabe proporcionarte esa información, puedes recurrir a herramientas gratuitas que sí lo harán. Si navegas con Chrome, la extensión Wappalyzer es de lo más práctico.
  • El contenido total a traducir: Contar palabras en documentos es muy fácil. Contarlas en una web no tanto. Por la multitud de páginas, pero también por las etiquetas y elementos esenciales en la traducción: los títulos, las keywords, o los textos Alt en las imágenes (claves para el posicionamiento). La mejor solución es utilizar herramientas como Transabacus, que tienen en cuenta todos estos aspectos en el recuento, y que puedes activar o desactivar por separado para ajustarte a las peticiones del cliente.

Una vez sabemos el contenido total a traducir, y la plataforma desde la que lo traduciremos, ya podemos calcular con mayor precisión el tiempo que invertiremos, y el presupuesto que debemos presentar.

La traducción de páginas web: claves esenciales

El escenario más sencillo para el traductor es aquel en el que el cliente le proporciona los contenidos a traducir en archivos HTML. Porque la mayoría de herramientas de traducción asistidas (tipo Trados, MateCAT, etc) detecta y acepta estos archivos, con sus etiquetas.

El traductor puede traducir incluso sin saber lenguaje HTML, si bien es muy recomendable tener algunas nociones para aprender a desenvolverse mejor y más ágilmente en este entorno.

En el caso de que la web a traducir utilice algún CTM como WordPress, Drupal o Joomla, existen dos posibilidades:

  • Que el cliente proporcione el contenido a traducir: serán archivos XLIFF o XML que obtendrá su webmaster y que deberías poder traducir sin problema con tu herramienta de traducción asistida preferida.
  • Que el CTM ofrezca la posibilidad de traducir directamente desde su panel de control. En este caso hay que localizar la extensión o herramienta de traducción adecuada para ese gestor de contenidos en concreto. (Y si no la conoces, en el presupuesto deberías tener en cuenta el tiempo que te llevará aprender a utilizarla).

Ya ves que en la traducción de páginas web es preciso tener controladas las herramientas de apoyo en nuestra labor, tanto a la hora de presupuestar el trabajo como a la hora de ejecutarlo con la mayor precisión y calidad posibles.

Si pretendes abrirte a este nicho, te recomendamos profundizar en la materia con este completísimo artículo de Irena Domingo.

Pero, controlados los aspectos técnicos, se trata simplemente de otra traducción en la que el profesional debe adaptarse no sólo a la lengua de origen, sino a la intencionalidad (comercial casi siempre) de la misma y al público-destino.

Y dar lo mejor de sí, ahí radica el valor añadido frente a la traducción automática.

 

 

Written by

The author didnt add any Information to his profile yet

2 Comments Published

by Selma , post on 25 octubre 2017 | Responder

Hola Laura:
Muchas gracias por tu artículo, he llegado a él por Twitter y me parece muy útil para ir entrando en contacto con este sector de trabajo para traductores. Lleva un tiempo rondándome la cabeza y pronto espero ir empezando en él. Quería preguntarte, además del artículo que mencionas de Irene Domingo, ¿sabes de páginas o centros que ofrezcan cursos sobre esta temática?
Saludos y te seguiré leyendo

by translateadmin , post on 2 noviembre 2017 | Responder

Buenos días Selma:

Disculpa la tardanza en responder. No sé si conoces la lista de distribución de “Traducción en España” de Rediris (https://www.rediris.es/list/info/traduccion.html), es una lista a la que pertenecen numerosos traductores y en la que los miembros, entre otras cosas, hacen consultas sobre diversos temas. Creo que en tu caso sería muy interesante hacerte miembro de la lista (si aún no lo eres) y hacer la consulta, así recibirías opiniones de primera mano de traductores que hayan podido realizar cursos diferentes y eso te daría una información más amplia y fiable sobre los cursos que existen actualmente.
No dudes en contactarnos de nuevo si tienes alguna otra duda.
¡Un saludo y espero que las entradas de nuestro blog sigan siendo de tu interés!

Laura P.