Blog

lenguaje inclusivo bueno

El lenguaje inclusivo en cuanto al género

El cambio de paradigma social está permitiendo que se generen cambios también a nivel lingüístico. Por ello, es importante implementar el lenguaje inclusivo de género para poder garantizar la igualdad de la ciudadanía, y evitar así la discriminación. A continuación te contamos qué es el lenguaje inclusivo y cómo usarlo para evitar incurrir en el sexismo. 

¿Qué es el lenguaje inclusivo en cuanto al género?

El lenguaje inclusivo o no sexista es el modo de expresión que busca evitar definiciones de sexo o género. Por tanto, este tipo de lenguaje se sirve de ciertos usos o técnicas para evitar un sesgo tanto en el la forma escrita como oral. El lenguaje influye en las actitudes y percepciones de la sociedad, moldeando el comportamiento. Es por ello que se deben establecer orientaciones para que el lenguaje inclusivo sea la norma, lo que permitirá que se elimine la desigualdad de género en la comunicación. Esto puede conseguirse mediante el uso continuado de ciertas técnicas, tal y como te contamos a continuación. 

 

 

Cómo usar el lenguaje inclusivo

En nuestro idioma, el castellano, el género gramatical se manifiesta en los sustantivos, adjetivos, artículos y pronombres. El género gramatical es la categoría que se aplica a cada una de las palabras de nuestra lengua. No debemos confundirlo con el género como constructo social, en el que se plantean los roles y comportamientos de cada sexo en función de la época y sociedad, o con el sexo biológico, que se refiere al rasgo biológico como tal. 

¿Qué significa esto exactamente? Que para marcar el género gramatical y el sexo biológico existen distintas técnicas: desde las terminaciones (a, femenino; o, masculino) hasta los determinantes (este/esta). También debemos tener en cuenta que existen palabras que designan a todas las personas independientemente de su sexo biológico, pero sólo tienen un género gramatical. Son los denominados sustantivos epicenos, como “las personas”, por ejemplo. Estos sustantivos son muy útiles a la hora de implementar este tipo de lenguaje en textos y discursos. 

En definitiva, la confusión entre estos tres conceptos es lo que puede llegar a derivar en errores y complicar el proceso de adaptación del lenguaje para evitar el sexismo. Si se trabaja en ellos, es posible adaptar el lenguaje oral y escrito para que sea más inclusivo.

Estrategias para utilizar un lenguaje inclusivo

El lenguaje que utilizamos de forma habitual suele contener un uso no inclusivo de género. Por lo general, podemos ver este lenguaje en instituciones e incluso se acepta en el lenguaje académico. Aunque muchos detractores y detractoras de este lenguaje afirman que es un uso antinatural, funciona perfectamente manteniendo las normas gramaticales, por lo que no justifica su falta de uso. El lenguaje no es estático, sino que sufre de evoluciones en función de los cambios sociales, culturales o el tiempo. Por eso, debemos hablar de algunas estrategias que nos ayudarán a mejorar este aspecto sin que el resultado sea forzado ni incorrecto.

 

 

Se deben evitar las expresiones con connotaciones negativas

Algunas expresiones, tanto en nuestro idioma como en otros, contienen estereotipos de género que ofrecen una connotación negativa. Hay que intentar evitar este tipo de expresiones. Por ejemplo:

  • Actúa como una niña
  • Se comporta como una señorita
  • Los verdaderos hombres no lloran

Se deben rehuir las expresiones con estereotipos de género

Del mismo modo, hay algunas expresiones que perpetúan estereotipos según los roles asociados a los géneros. Aquí te ofrecemos un ejemplo y su equivalente inclusivo.

  • Las enfermeras y los médicos acudirán a la huelga convocada por el sector.

  • El personal sanitario acudirá a la huelga convocada por el sector. (Inclusivo)

Utilizar el desdoblamiento de género

El desdoblamiento es una de las estrategias más utilizadas para hacer visible tanto a mujeres como hombres. Sin embargo, no es recomendable abusar de este tipo de táctica inclusiva, ya que en ciertos casos puede generar confusión respecto al contexto o recargar el texto. Si hablamos de textos jurídicos, por ejemplo, utilizar el desdoblamiento puede crear incoherencias o hacer que el texto sea menos preciso. En estos casos, lo recomendable es utilizar otra técnica que se ajuste al texto concreto. Por ejemplo, si hablamos de niñas y niños, podemos evitar abusar del recurso utilizando la palabra “infancia”. En cualquier caso, estos son algunos ejemplos de desdoblamiento de género:

  • Los tribunales están formados por jueces y juezas
  • Los candidatos y candidatas a la Asamblea deberán acudir el martes. 

Emplear estrategias tipográficas en el lenguaje escrito

Otra de las técnicas más utilizadas tiene que ver con el empleo de barras o paréntesis para explicitar que nos referimos a ambos géneros. Es un recurso útil, pero al igual que el desdoblamiento, no debemos abusar de él para no sobrecargar el texto. Sin embargo, puede ser muy práctico al mencionar cargos, por ejemplo. 

  • El/La Director/a de la agencia dará una conferencia

Sin embargo, hay, del mismo modo, otra forma de expresar este ejemplo. Se podría utilizar “La persona a cargo de la agencia dará una conferencia”. De este modo estaría más adaptada para el contexto oral. Aún así, podemos utilizar esta estrategia en formularios o solicitudes. 

 

 

 

 

Omitir el determinante en sustantivos comunes

En nuestro idioma solemos utilizar determinantes que no engloban los dos géneros, por eso resulta importante omitirlos cuando sea posible. ¿Por ejemplo?

  • Algunos periodistas de distintos medios acudieron a la conferencia
  • A la conferencia acudieron periodistas de distintos medios (inclusivo)

Utilizar estructuras genéricas y sustantivos colectivos

Se pueden utilizar sustantivos colectivos, estructuras que representen a un conjunto o procesos, para nombrar un cargo que ocupan muchas personas. Pongamos ejemplos para aclarar estos conceptos. 

  • Si hablamos de “los funcionarios”, no estaremos incluyendo a “las funcionarias”. Por eso, es recomendable utilizar el término colectivo: “el funcionariado”. Lo mismo pasa con “los trabajadores”. Podemos utilizar el término inclusivo: “el personal”. 
  • Si no podemos utilizar los sustantivos colectivos, podemos recurrir a “la comunidad” o “el cuerpo de”. Por ejemplo, los docentes podría sustituirse por “el cuerpo docente”.
  • Los adjetivos que no tienen marca de género son perfectos para evitar la segregación. Así, “el desempleo entre los jóvenes” se puede sustituir por el “desempleo juvenil”. 
  • Podemos recurrir a los procesos en vez de a las personas. En vez de “los auditores” podemos utilizar “la auditoría”.
  • También se puede utilizar el pronombre relativo, los pronombres indefinidos y los adjetivos indefinidos
    • Pronombre relativo: “Quien quiera pedir una hamburguesa” en vez de “los que quieran pedir una hamburguesa”
    • Pronombres indefinidos: “Cualquiera puede asistir” en vez de “todos pueden asistir”.
    • Adjetivo indefinido: “Cada representante tendrá una copia” en vez de “todos los representantes tendrán una copia”
  • Las construcciones impersonales, las pasivas reflejas o pasivas perifrásticas también son útiles para implementar el lenguaje inclusivo: cambiando “el lugar donde fue inscrito” por “el lugar donde se inscribió”.
  • Utilizar el infinitivo o el gerundio: “¿quién puede ser candidato?” por “¿Quién puede presentarse?”. 

Las formas de tratamiento deben ser adecuadas e igualitarias

Los tratamientos también deben ser inclusivos, por lo que lo más recomendable es preguntar primero a la persona que debamos ponerle el tratamiento. De esta forma nos aseguraremos de que será correcto. En cualquier caso, lo mejor es evitar diferenciar entre “señora” y “señorita” en función de si la persona está casada o no, apostando siempre por “señora” o “doña”. 

Es especialmente importante hacer hincapié en que el lenguaje inclusivo debe ser coherente y no abusar de ciertas técnicas, ya que puede sobrecargar el texto o el discurso

Por tanto, desde InterTradoc te animamos a utilizar este tipo de lenguaje mediante la alternancia de las distintas técnicas que hemos nombrado a lo largo del texto. Las traducciones deben ser igualmente coherentes, como ya se realiza en las instituciones europeas, lo que ayuda a mejorar la igualdad y generar una sensación de inclusión. Si necesitas traducciones o interpretaciones que respeten el lenguaje inclusivo ¡cuenta con nuestro equipo!

 

 

 

Fuentes: 

ACNUR

FUNDEU

UN

Written by

The author didnt add any Information to his profile yet

Abrir chat
Powered by